lunes, 31 de octubre de 2011

Se terminó la temporada de la lisa!!! (Por fin!!)

Supongo que les llamará la atención el título del artículo. Pasamos a explicar un poco en que consiste y por que nuestra alegría cuando los cardúmenes se alejan de la costa. 


Se acostumbra pescar a estos peces "robándolos", es decir, mediante el uso de anzuelos sin carnada. Como los cardúmenes nadan a 40 o 50 metros de la costa, la lisa la  pescan con reel. Para tal fin se utiliza una plomada robador, que en esencia es una plomada con 4 anzuelos robadores. Se lanza, y apenas la plomada toca el agua, se pegan tirones y recogidas bruscas, hasta conseguir robar una lisa. Algunos pescadores se fabrican una base de un metro y medio, con unos 10 anzuelos con buena punta dispuestos en todas direcciones.
Hasta aquí la descripción de la técnica más utilizada.  


¿Pero que sucede cuando los cardúmenes se acercan a la costa? Decenas de pescadores se acercan a las playas de Jaureguiberry a intentar capturarla. Aquí empieza nuestro drama...


Hay muchos pescadores deportivos (los verdaderos pescadores deportivos!!) que llegan, dejan su vehículo en la calle, bajan con sus artes de pesca a la playa, capturan algunos ejemplares, recogen sus cosas y se van felices a sus casas. Pero, siempre hay un pero...


También están los "seudo pescadores deportivos", ¿en que se diferencian de los otros? En su actitud!! 
Bajan a la playa como enloquecidos, en general lo hacen con sus vehículos (camionetas, cuatriciclos, motos, etc.) deteriorando las dunas y literalmente "persiguen" al cardumen por la costa a toda velocidad sin importar si hay gente caminando, o tomando mate en la playa. 


Dejemos este item de lado a pesar de que existe una ley que prohíbe el tránsito vehicular en la playa durante todo el año. Sigamos con los "seudo deportivos", en el afán de capturar la mayor cantidad posible de ejemplares, muchas veces aferran con excesiva fuerza y rompen sus tanzas. ¿Qué hacen entonces? las cortan y las dejan tiradas en la playa. Cientos y cientos de metros de tanza vamos recogiendo todas las semanas durante la temporada de pesca de la lisa. 






¿Por qué la juntamos? Los que bajamos a la playa constatamos el alarmante aumento de aves con problemas en sus patas. En muchísimos de los casos, debido a heridas provocadas al intentar comer los restos de los peces que dejan los pescadores entre las tanzas. 






¿Ellos saben el daño que provocan? Sí. 
La mayoría de las veces que nos cruzamos con algún seudo pescador deportivo, le comentamos sobre la problemática, algunos de ellos nos ignoran y los otros nos insultan. 


¿Qué hacemos nosotros? Esperamos que se vayan y recogemos lo que estos individuos dejan tirado. 






Por eso, a los que nos gusta el verdadero "Uruguay Natural" (no el de las revistas sino el que hay que cuidar cada día) cuando finaliza octubre decimos: Feliz fin de temporada de pesca!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada