domingo, 8 de mayo de 2011

TOMAR CONCIENCIA

… Que todo repercute en todo y en todos, en la vida las cosas no están separadas, todo está unido, somos hijos de la Tierra, y todo lo que hagamos deja su huella.

 Lamentablemente la huella que está dejando la Humanidad es: basurales, una conducta destructiva arrasadora, que por donde quiera que pasa deja su marca de basura. La gente consume a lo loco y tira todo por cualquier lado, qué estoy diciendo?... es claro, lo vemos a diario en todos lados.

Llega el verano y en las playas y balnearios aparecen las bolsas de nylon, bandejitas de comida, tapones de botellas, envases, pañales, envoltorios, tanzas…etc, todo no biodegradable.

Y qué pasa con todo eso que queda ahí, tiñendo las arenas, los bosques, las aguas…pasa que los animales pagan un precio muy alto con éstos desechos. Son ellos los que mueren atragantados con un tapón de botella, con nylon en sus intestinos, los que se tragan los filtros de los puchos,  los que quedan enredados con las tanzas que dejan los pescadores en la orilla de la playa…

No pueden distinguir, que esa basura que deja la gente no es comida, y precisamente no son los extranjeros los que tienen éstos malos hábitos, si no las Uruguayas y Uruguayos, abuelas, abuelos, madres y padres, que no se que les pasa, que ejemplos son éstos para los pequeños, quieren dejar como herencia a sus hijos, BASURALES?

Ésta es la historia del Petrel que encontramos en la costa de Jaureguiberry, tirado boca arriba en la arena sin poder caminar. Un ave hermosa negra, grande, con un pico negro y blanco, que llega a tener un  gran tamaño y cuando madura vive mar adentro…



Lo agarramos y vimos que tenía una tanza enredada en su pata, y ésta se había anudado, le cortaba la circulación de la sangre, lo lastimaba. Así que lo trajimos a casa había que ayudarlo, un imprudente dejó su tanza y él  perdió.


Lo alimentamos por cuatro días, pero las aves marinas comen lo que trae el agua, no pescado de heladera, o frízer. 



Se recupero un poco, comenzó a moverse, emitía unos sonidos hermosos en la mañana, se dejaba acariciar, era divino, pero no fue suficiente, no era su hábitat así que se murió, por una tanza enredada en su pata.


Gente es hora de despertar, cada basura que queda por ahí mata a otros seres que forman parte de esta cadena que somos todos. 

Depende de los Humanos cuidar La Tierra ya que no es la culpa del efecto del niño o la niña, LO QUE OCURRE ES EL EFECTO HUMANO, que no cuida nada y parece no importarle nada más que  ÉL mismo.

Pero ésta realidad puede cambiar, depende de vos de mi, de todos.
                                     Ecologista Analía Pereira 

1 comentario:

  1. Es muy triste la historia de ese petrel, sería tan fácil evitar esas desgracias. Con sólo juntar nuestra basura y disponer de ella en forma adecuada, como se supone hacemos en nuestras casas estos problemas se evitarían. Los niños son la esperanza de que esto cambie, ellos si se les da la idea, pueden comenzar a proponer a sus mayores que tengan más cuidado y darles el ejemplo al juntar lo que saben que es perjudicial en las playas. Darles la idea, llevar una bolsa a la costa, tanto si van a bañarse en verano, como si van a caminar y traerla de vuelta con basura que hayan recogido. Pueden pensar que cada tapita que recogieron es un animal que salvó su vida.

    ResponderEliminar